Corpus Christi


La celebración del Corpus Christi en Toledo es un día grandioso para la ciudad y está declarado como Fiesta de Interés Internacional, con su procesión por las calles estrechas dando paso al cortejo procesional culminado por la Custodia de Enrique de Arfe, del siglo XVI. En estos días tan especiales e importantes es muy recomendable visitar los patios tradicionales, que están abiertos al público, mostrando sus engalanados y ornamentados.

Los primeros datos sobre el cortejo procesional se remontan al año 1.418, cuando aún no existía ni la catedral ni la preciada joya, era en los reinados de Carlos I y Felipe II cuando se comenzó a marcar las pautas de los que actualmente se celebra.

El día Grande de los balcones en la famosa Plaza de Zocodover, penden telas bordadas y colgaduras con los escudos y motivos eucarísticos, teniendo el suelo completamente tapizado con hierbas aromáticas. La comitiva procesional sale del templo por la Puerta Llana, esperando mientras tanto el piquete a caballo de la Guardia Civil con uniforme de gala, junto a los timbaleros municipales.

El objeto más importante que se guarda en la Capilla del Tesoro es la Gran Custodia de Enrique de Arfe, que fue realizada entre los años 1.517 y 1.524, de gran belleza arquitectónica y de estilo gótico arcaizante, que se labró originalmente en plata, cambiándose posteriormente a finales del siglo XVI por un tono dorado para hacer juego con la Custodia del altar mayor, a petición del arzobispo Quiroga.

Los datos de la Custodia: está montada con la ayuda de 12.500 tornillos, 5.600 piezas diversas y 260 figurillas, para su construcción se empleó 183 kilogramos de plata y 18 de oro.

Via Corpus Christitoledo.es


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado