Acero toledano: espadas y sables de Toledo


Hay muchas formas de reconocer a la ciudad de Toledo, por su cultura, monumentos su gran historia, tradiciones, gastronomía, y como no, por el acero toledano, conocido por todos los imperios desde tiempos inmemoriales, con su arte de la forja en espadería, siendo el acero toledano uno de los más prestigiosos desde la época visigoda en el Siglo VI.

No fue hasta comienzos del siglo XVII con la aparición de las armas de fuego cuando la artesanía de las espadas comienza su decadencia. Carlos III en el año 1.761 creó en Toledo la Fábrica de las Espadas, dependiendo en un principio del Real Cuerpo de Artillería, cuando se marcaban las hojas con la inscripción: Fábrica Artillería de Toledo.

Cada artesano espadero tenía sus propias técnicas de forjado y acabado del acero toledano, que también fue muy apreciado por su flexibilidad para los tiradores de esgrima. Algunos artesanos cantaban algún tipo de canción para medir el tiempo de inmersión del acero en el agua para templarlas, y como esa hay mas historias que circulan entre las paredes de la ciudad.

El truco de las espadas de Toledo se encuentra en su interior, que está hecho de hierro envuelto de acero, consiguiendo con este “truquillo” dar al acero ademas de la elasticidad y dureza la ductilidad que físicamente posee el hierro.

Dentro de la misma ciudad hay comercios que venden el autentico acero toledano convertido en espadas o sables con distintas formas, empuñaduras y remates. La Fábrica de Armas ya no está en funcionamiento, pero  algunos talleres continúan forjando sables para el ejército español y para algunos de otros puntos del planeta.


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado